Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

¡Mandatario a tu mandato! Chile despertó, y no solo por 30 CLP

Veo el desastre en mi ciudad y en otras ciudades del país, y tengo sentimientos encontrados. Tengo pena y, para qué negarlo, también algo de miedo, pero más que nada, lo que siento es rabia. Nada de esto estaría pasando si no nos hubieran llevado al límite. Y sí, hablo de un nosotros. No comparto los destrozos, pero ni así puedo separarme del resto de la ciudadanía y sus muchas formas de protesta. Reconozco que me he sentido aterrada y desorienta por las más extremas, pero entiendo cómo fuimos arrastrados a ellas. Entiendo cómo la frustración e impotencia contenidas se fueron acumulando en una olla a presión hasta no dar más, y claro, obvio que estalló. Y lo que es peor, entiendo que era necesario que así fuera.
¿Y mi querido gobierno? Incompetente e indolente como él solo. Con un manejo comunicacional que avergüenza en forma por sus graves inconsecuencias y faltas de lógica, y todavía más en contenido por sus faltas de respeto a la ciudadanía y por demostrar una vez más que no entie…

Últimas entradas

Las cosas que perdimos en el fuego | Mariana Enriquez

Cuando hablábamos con los muertos | Mariana Enriquez

Expo Materiaprima Hecho a Mano 2019

El traductor como llave cultural

Cuando ni las instrucciones para dummies resultan

Lecturas pasadas, presentes y futuras

Vistiendo la muñeca: Lizzie Hearts

Vistiendo la muñeca: Kitty Cheshire

Vistiendo la muñeca: Raven Queen y Clawdeen Wolf

¿Por qué continúa este blog?