Happy birthday to me

Foto cumpleañera en la que definitivamente no salí bien, pero que es tan buen registro visual que simplemente NO se toca.
Sushi universitario
Michelle totalmente desprevenida. ¡Bwahahahaha!
¡¡¡Wuju!!! Como es de esperarse, hoy fue un día muy bueno para mí; lleno de abrazos, saludos, bromas relacionadas con la vejes... Todo desde muy temprano en la mañana antes de salir de mi casa y luego al llegar a la U cuando la Cote me saludó. De más está decir que la torta estaba muy rica y que me reí mucho en el hall con las velas improvisadas que me quitaron un año de edad (¡gracias Mari!), y que por supuesto la Pía se encargó de corregir colocando un tenedor al lado.

Fue un día de fotos por todos lados, en el que tuve la suerte de inmortalizar a la Michelle en una pose normal (se siente el temblor), aunque por supuesto luego me encargué de capturar cuando se estaba estirando (lo siento Dilu, fue mucha la tentación). Y hablando de fotos, es necesario darle un agradecimiento especial a Gonzalo, que se encargó de tomar las fotos grupales con todas las cámaras de la BBC, y luego me hizo un favor especial al sacarle fotos a la Pía y a la Pame que no querían saber nada con el lente de la cámara (risa malvada de fondo).

En realidad fue un día muy tranquilo y lo único que me estresó un poco fue lo de la entrevista de promotora en Oster, pero al final con todo y nervios me fue bien, y hasta donde sé, parece que entro a trabajar el fin de semana. Como que nada me salió mal hoy, de hecho no me pudieron pasar cosas más fuera de lo común y que resultaron ser una sorpresa agradable. Para empezar, nunca me hubiera imaginado almorzando sushi con salsa de soya y todo en la U. Sí, ya sé que no es nada del otro mundo, pero me gustó el cambio y ver como generé una reacción en cadena de compradoras de sushi. También fue algo... eh... bueno (o eso supongo), hablar con mi papá por teléfono (me dejó 7 llamadas perdidas) y luego con mis hermanos; no serán muy afinados cantando el cumpleaños feliz por el celular, pero así y todo se agradece el gesto. Sigue siendo algo raro hablar con ellos después de tanto tiempo (más con mi papá, porque el Mati y la Dani me pasan llamando), pero ya no es tan incómodo como al principio y en cierta forma como que me estaba haciendo falta.

Lo otro bueno es que por fin me llegó la inspiración para el trabajo de Contemporary, así que no voy a tener que cambiar mi short story. Que bueno, porque me encanta el cuento que estoy analizando y no tenía muchas ganas de eligir otro. Así que como se ve, casi podría decirse que hoy fue mi día.

Ahora me voy a acostar. No me quiero arriesgar a que justo al final del día pase algo malo.

P.D.: Eli, ten por seguro que me voy a vengar por esa foto en el metro. Cuando menos te lo esperes...

Comentarios

  1. Oye Vieja Ridicula! te aclaro que la del tenedor fui yo, pero la Pía me lo sacó porque se podía quemar :P

    que rico que todo haya salido bien hoy, te lo mereces vieja loca!!!

    te quiero mucho!

    ResponderEliminar
  2. ¡Mwuahaha! ¡Espera a que publique la foto no más! Que bueno que hayas tenido un buen día en todo caso. Nos estaremos viendo :P

    ResponderEliminar
  3. Yo sólo tengo una pregunta: ¿por qué no me enteré de esto?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario