Tenía que pasar

Y era endeble. No fue la Perla, no fueron los gatos, tampoco fue el hambre (mi madre se dio la lata de alimentarlo con jeringa tipo gotario). Nop, no fue nada de eso. ¿El frío de la noche? Me gustaría decir eso, pero lo alimentaron en la mañana y todavía estaba vivo cuando mi mamá llevó a la Caro a sus clases de natación, así que no me explico qué fue lo que pasó.

Tal vez ya había llegado su hora y lo único que hicimos fue comprar tiempo. No tengo idea. ¿Quién puede entender la selección natural? Lo único que tengo claro es no puede haber sido peor que terminar en el estómago de alguien.

Ni siquiera sé porqué estoy escribiendo esto. ¿Culpa por mi falta de instinto maternal?

Comentarios

  1. Hooooooooooooli!
    asi my dear roñosa... selección natural, por algo lo botaban del nido, pero asi es la vida... nos vemos mañana!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario