Palmeritas a la Francis

  

Y siguiendo con mis vacaciones, les presento a Francisco. Esta cosa nada más tierna, fanática de los caballos (creo que me sé Spirit de memoria), las palmeritas enarenadas y de saltarle encima a su pobre madre (parece de la WWF), es hijo de la Ceci, la ex-compañera de trabajo de mi mamá que nos aguantó de alojadas toda una semana.

Es más tierno. Come de todo, ¡y más encima solito! Mantiene conversaciones, se le entiende casi todo y para colmo canta, ¡sin que se le confunda la letra! Estos niños vienen cada vez más evolucionados.

¿Lo único malo? Bueno para echarle la culpa al resto como él solo. Y niño de dos años después de todo, o sea que hay que mudarlo. Claro que de eso se encargó mi madre, porque yo estaba muy ocupada lavando platos.

Comentarios

  1. maaaaaaaaaaaaal... a mi dentro de un par de meses me tocará mudar a mi niñito hombre sobrino por parte de la hermana mayor :P

    cuidate!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario