El Confesionario



Lo he dicho más de una vez en este blog y ahora simplemente me veo forzada a repetirlo: yo voy a terminar en el infierno. Ahora más que nunca lo sé. Por lo menos no voy a estar sola... es mucha la gente que me va a seguir. No puede ser de otra forma con este nuevo sistema de confesión. ¡Ven! Sí yo trato de ser buena. ¡Simplemente no me sale!

Comentarios

  1. Ajajajaja! Me calló bien la monja! Aunque se supone que los confesionarios tienen que ser cerrados para que nadie vea a quien se esta confesando y el padre tampoco te puede ver :D

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajaj si de porsi le doy la vuelta al confesionario, ahora con esa balconeada, nombre paso sin ver....genial el video

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario